"ABYA YALA: 200 años de Independencia Política, ahora por la Liberación Económica"
TELEGRAM @ABYAYALALAOTRAHISTORIA

INSTAGRAM @ABYAYALALAOTRAHISTORIA

TWITTER @ABYAYALALAOTRAH

miércoles, 23 de enero de 2019

Antonio José de Sucre (1795/02/03 - 1830/06/04)


Nació el 3 de febrero de 1795 en Cumaná (Venezuela).

Huérfano de madre desde los siete años de edad. Fue educado en Caracas, destacando en materias de ingeniería militar geometría, fortificación y artillería.
A la edad de quince años se unió a la lucha por la independencia de Venezuela, a partir del 19 de abril de 1810.
Pasó de ser subteniente de infantería en julio de 1810 a general en jefe en febrero de 1825. Sirvió como subteniente del Cuerpo de los Nobles Húsares del rey Fernando VII, en Cumaná.
El 12 de julio de 1810 pasó a las Milicias Regladas de Infantería, y un mes después fue nombrado por la Junta Suprema de Caracas subteniente del Cuerpo de Ingenieros. Fue nombrado comandante del Cuerpo de Ingenieros de Margarita, cargo que dejaría para participar en la campaña de Francisco de Miranda contra los realistas alzados en Valencia.
El 13 de enero de 1813 el general Santiago Mariño invadió el oriente venezolano desde la isla de Chacachacare, por lo que se unió a su ejército y recibió el grado de capitán. Un año más tarde, Mariño le nombró su edecán, hasta que emigró a Cartagena de Indias al perderse la segunda República en 1814.
Permaneció en Trinidad unos seis meses, y el 1 de diciembre de 1816 obtuvo el grado de coronel de Infantería. En febrero de 1817 Mariño le nombró comandante general de la provincia de Cumaná. Simón Bolívar le designó gobernador de la Vieja Guayana y comandante general del Bajo Orinoco (19 de septiembre de 1817); y en octubre le mandó reducir al general Mariño, su anterior jefe, a la obediencia al gobierno. Consiguió restablecer la autoridad del Libertador entre los jefes orientales.
Cuando Nueva Granada consiguió la libertad y la República de la Gran Colombia fue creada, Bolívar firmó con el general español Pablo Morillo un armisticio así como un Tratado de Regularización de la Guerra (26 de noviembre de 1820), redactado por Sucre.
Fue mandado a Colombia donde asumió la dirección de la guerra como jefe de las Fuerzas Auxiliares de Colombia, ya que los realistas intentaban desde Quito y Cuenca recuperar Guayaquil. Triunfó en Yaguachi (19 de mayo de 1821); fue derrotado en Huachi (12 de septiembre), y llegó victorioso a Cuenca (21 de febrero de 1822); Cuando se dirigía hacia Quito venció en Pichincha (24 de mayo), dando libertad al actual territorio ecuatoriano.
Con el cargo de intendente de Quito Sucre estrenó también el ascenso a general de división. La batalla de Junín (6 de agosto de 1824) le abrió el camino hacia el Perú, que había solicitado la intervención de Bolívar. Intervino pronto en Lima, organizando la campaña contra los realistas del Perú, pero el Congreso le retiró las facultades para dirigir la guerra en el Sur, por lo que acabó dejando el mando en las manos de Sucre. El 9 de diciembre de 1824 el general cumanés venció en Ayacucho sobre las tropas realistas al mando del virrey La Serna, que durante 14 años habían permanecido invictas en el Perú. Con esta batalla quedaba libre la América del Sur.
Sucre consiguió el título de Gran Mariscal de Ayacucho y el grado de General en Jefe. Convocó una asamblea en Chuquisaca que decidió la independencia del Alto Perú el 6 de agosto de 1825, recibiendo el nombre de República de Bolivia.
Fue el primer presidente de esta nueva nación desde el 28 de octubre de 1826, y a los dos años renunció para retirarse a la vida privada y reunirse en Quito con Mariana Carcelén, marquesa de Solanda, con quien se había casado por poderes (20 de abril de 1828).

El 20 de enero de 1830 presidió el último Congreso de la Gran Colombia. Tras relatar ante éste el fracaso de su gestión en la frontera venezolana, salió de Bogotá camino de Quito. En una emboscada en la montaña de Berruecos (La Unión, Nariño), Sucre fue asesinado el 4 de junio de 1830.
Enlace original

domingo, 6 de enero de 2019

Santander y “los malandrines follones”



 José Gregorio Linares  

No son nuevos el reconcomio y el odio de la oligarquía santanderiana contra Venezuela y los venezolanos. Razones geohistóricas que se remontan a la Colonia contribuyeron a atizar esa hoguera de resentimientos. Nueva Granada, la actual Colombia, era un Virreinato de vieja data (1717), organizado y rico, cuya élite gozaba de prerrogativas que la hacían creerse superior, mientras que Venezuela era una simple Capitanía General, creada mucho después (1777), pobre y en aluvional proceso de conformación del Estado. Pero cuando el incendio de la guerra de independencia arrasó con el antiguo régimen y la sociedad entera entró en crisis, los venezolanos se encumbraron como bravos guerreros por encima de los neogranadinos. Se destacaron en valor e intrepidez. No dieron tregua a España, y aun en las más adversas condiciones, la enfrentaron, la hostigaron y, finalmente, la derrotaron.

En comparación con los habitantes de Nueva Granada, en general más apacibles y condescendientes, los pobladores de Venezuela sobresalieron como héroes aguerridos e indómitos. Así los vio el general español Pablo Morillo, jefe de los realistas, quien en marzo de 1816 le escribe al Ministro de Guerra de España una carta donde le expresa: “El habitante de Santa Fe se ha mostrado tímido; el de Venezuela, audaz. Probablemente los habitantes del Virreinato no nos habrían resistido con tanta obstinación si no hubieran estado ayudado por los venezolanos. Por igual motivo ha sido que Cartagena se ha sostenido tanto tiempo contra nosotros. Al lado derecho de las márgenes del Magdalena han dado algunos combates: los que más se han distinguido en ellos han sido igualmente los venezolanos. La estéril provincia de Antioquia nos ha declarado una guerra a muerte por dos ocasiones, y ha cerrado el paso de sus montañas: los venezolanos han sido lo que a ello la han excitado. Santa Fe ha tomado las resoluciones más desesperadas en virtud de las insinuaciones de los emisarios de Venezuela. En una palabra, todo en la lucha actual es la obra de este maldito pueblo”.

LEONARDO INFANTE. EL "NEGRO" INFANTE

 
LEONARDO INFANTE- EL "NEGRO"

A los quince años de edad, Leonardo Infante con toda energía y decisión de su 
carácter, se manifestó adicto a la magna revolución que aseguro las libertades.

Infante quien fue un combatiente de la independencia Latinoamericana nació en el año 1795 en la provincia de Maturín, también es conocido como “el negro infante”, era descendiente de una familia pobre acostumbrada al rigor de la servidumbre, no tuvo educación formal.
Siendo aún un adolescente, ya conocía los secretos de la cría y la doma de caballos, arriero de ganado en los llanos del oriente venezolano, lo que le permitió adquirir gran destreza como jinete, habilidad que  estaba unida a su fortaleza física, cuando tenía apenas 15 años de edad, se convierte en una de las primeras lanzas de la naciente gesta independentista y en uno de los más violentos y sanguinarios ejecutores de la “Guerra a Muerte” decretada por Simón Bolívar el 15 de junio de 1813 en la ciudad de Trujillo, ya que fue criado en la llanura, la revolución de 1810, operó en aquella alma una trasfiguración, de repente el hombre de la llanura se convirtió en arcángel de la guerra.
El comportamiento de Infante en la acción de la primera batalla de Carabobo en 1814, le mereció las simpatías del Libertador Simón Bolívar y el grado de comandante, además lo destacó en la caballería ligera por sus brillantes aptitudes para el manejo de la lanza. Con este grado entró a formar parte de la famosa división, que al mando del benemérito general Pedro Zaraza, hizo la campaña en 1818 hacia el Oriente de Venezuela. Batiendo en el sitio de Beatriz, con un escuadrón de cien hombres, el 17 de julio de ese año, dos cuerpos volantes de doscientos jinetes cada uno, dependientes de la división que dirigía el español Francisco Tomás Mórales. Este encuentro, según los historiadores, por lo encarnizado del combate, presentó todos los aspectos de las grandes batallas, lo que representó para Infante una de sus mayores glorias guerreras. Solo escaparon veintiocho soldados, eliminando al enemigo más de la mitad de sus tropas y llevando al general Zaraza, setenta prisioneros como resultado de su triunfo.

Me Gusta

Cronologia de la Victoria Soviética sobre el Nazismo 1941.1945

La II Guerra Mundial en 7 minutos

enter>

LA FACHADA DEL SUEÑO AMERICANO

Jimi Hendrix- Himno Estadounidense

En woodstock 1969, Jimi Hendrix interpretó el himno estadounidense mezclándolo con simulaciones sonoras de bombardeos y ametrallamientos sobre los barrios de Vietnam, sirenas anti-aéreas y otros ruidos de batalla, solo utilizando su guitarra. ¡¡¡Aun su terrorifico sonido espanta al mundo!!!

CARAL. LA CIVILIZACIÓN MAS ANTIGUA

LA IMPORTANCIA DE CARAL-SUPE

“Caral es importante porque es la civilización más antigua del continente americano, ya que surgió en el año 3,000 a.C. Es decir, Caral se originó simultáneamente con las civilizaciones de Mesopotamia y Egipto. Esto quiere decir que la civilización peruana es más antigua que India, China, Fenicia, Creta, Grecia, Mesoamérica, Israel, Roma y Persia.
Al ser Caral una civilización significa que también es una alta cultura, en muchos aspectos más desarrollada que las otras civilizaciones del mundo. Por ejemplo, Caral inventó los anfiteatros 2,000 años antes que la civilización griega, las momias de la civilización peruana son 3,000 años más antiguas que las de Egipto, la orfebrería del Perú fue la más adelantada del mundo antiguo, la agricultura del Perú es 3,000 años más antigua que la de Egipto y las redes de pescar de Perú son las más antiguas del mundo, entre otros aportes de la civilización peruana”.
Víctor Colán Ormeño, historiador.

Conquista de América

Trata de negros

Todas las luchas con la misma lucha