"ABYA YALA: 200 años de Independencia Política, ahora por la Liberación Económica"

La Otra Historia en Películas

La Otra Historia en Películas
Cine, Arte, Ensayo...

viernes, 27 de marzo de 2015

NUESTRA AMERICA de JOSÉ MARTÍ

José Martí
Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el cielo, que van por el aire dormido engullendo mundos. Lo que quede de aldea en América ha de despertar.
Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.
No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para, como la bandera mística del juicio final, a un escuadrón de acorazados. Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos. Los que se enseñan los puños, como hermanos celosos, que quieren los dos la misma tierra, o el de casa chica, que le tiene envidia al de casa mejor, han de encajar, de modo que sean una las dos manos. Los que, al amparo de una tradición criminal, cercenaron, con el sable tinto en la sangre de sus mismas venas, la tierra del hermano vencido, del hermano castigado más allá de sus culpas, si no quieren que les llame el pueblo ladrones, devuélvanle sus tierras al hermano. Las deudas del honor no las cobra el honrado en dinero, a tanto por la bofetada. Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes. A los sietemesinos sólo les faltará el valor. Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses. Porque les falta el valor a ellos, se lo niegan a los demás. No les alcanza al árbol difícil el brazo canijo, el brazo de uñas pintadas y pulsera, el brazo de Madrid o de París, y dicen que no se puede alcanzar el árbol. Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos, que le roen el hueso a la patria que los nutre. Si son parisienses o madrileños, vayan al Prado, de faroles, o vayan a Tortoni, de sorbetes. ¡Estos hijos de carpintero, que se avergüenzan de que su padre sea carpintero! ¡Estos nacidos en América, que se avergüenzan, porque llevan delantal indio, de la madre que los crió, y reniegan, ¡bribones!, de la madre enferma, y la dejan sola en el lecho de las enfermedades! Pues, ¿quién es el hombre?, ¿el que se queda con la madre, a curarle la enfermedad, o el que la pone a trabajar donde no la vean, y vive de su sustento en las tierras podridas, con el gusano de corbata, maldiciendo del seno que lo cargó, paseando el letrero de traidor en la espalda de la casaca de papel? ¡Estos hijos de nuestra América, que ha de salvarse con sus indios, y va de menos a más; estos desertores que piden fusil en los ejércitos de la América del Norte, que ahoga en sangre a sus indios, y va de más a menos! ¡Estos delicados, que son hombres y no quieren hacer el trabajo de hombres! Pues el Washington que les hizo esta tierra ¿se fue a vivir con los ingleses, a vivir con los ingleses en los años en que los veía venir contra su tierra propia? ¡Estos "increíbles" del honor, que lo arrastran por el suelo extranjero, como los increíbles de la Revolución francesa, danzando y relamiéndose, arrastraban las erres!
Ni ¿en qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles? De factores tan descompuestos, jamás, en menos tiempo histórico, se han creado naciones tan adelantadas y compactas. Cree el soberbio que la tierra fue hecha para servirle de pedestal, porque tiene la pluma fácil o la palabra de colores, y acusa de incapaz e irremediable a su república nativa, porque no le dan sus selvas nuevas modo continuo de ir por el mundo de gamonal famoso, guiando jacas de Persia y derramando champaña. La incapacidad no está en el país naciente, que pide formas que se le acomoden y grandeza útil, sino en los que quieren regir pueblos originales, de composición singular y violenta, con leyes heredadas de cuatro siglos de práctica libre en los Estados Unidos, de diecinueve siglos de monarquía en Francia. Con un decreto de Hamilton no se le para la pechada al potro del llanero. Con una frase de Sieyés no se desestanca la sangre cuajada de la raza india. A lo que es, allí donde se gobierna, hay que atender para gobernar bien; y el buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce, y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Descubren en Perú la residencia más alta del mundo de la edad de hielo

 El interrogante que plantea el equipo de investigación es 
“si la ocupación en altura 
requirió una adaptación genética o ambiental”, 
o bien las condiciones de la época eran diferentes


Arqueólogos peruanos e internacionales presentaron en octubre los resultados de un estudio que confirma la prolongada residencia humana en Los Andes, a extremas alturas de 4.500 metros.
“Es la más alta ocupación humana en la edad de hielo”, afirmó antropólogo Kurt Rademaker, actual investigador de la Universidad de Tübingen, quien dirigió la investigación divulgada para las casa de estudio el 24 de octubre.
El científico destacó que se trata de una adaptación humana muy rápida a las alturas, si se considera que el hombre llegó a Sudamérica hace 14 mil años, comunicó la Universidad de Maine y la Universidad de Tübingen.
“No obstante las bajas temperaturas, la elevada radiación solar y las condiciones de poco oxígeno a aquella altura, los cazadores recolectores alcanzaron a dominar estos parajes remotos sin árboles 12.000 años atrás, al final del Pleistoceno - 2000 años luego de que los humanos llegaron a Sud América”, dijo Rademaker.
Los antropólogos se mostraron sorprendidos de la capacidad de supervivencia de estos habitantes.
Ellos dejaron evidencias de su residencia en el sitio arqueológico de Puchunco, a 4.355 metros sobre el nivel del mar. Aquí se encontraron unos 260 instrumentos entre los cuales habían proyectiles con tallados de una y dos caras, datados con 12 mil años.
Además presentaron evidencias del sitio Cucaicha, una ocupación en dos alcobas de un espacio rocoso a 4.480 metros sobre el nivel del mar, que data de 12.400 años.
“El abrigo rocoso, con vista a los humedales y los habitats de pastizales, cuenta con techos y arte rupestre; fue probablemente un campamento base”, destacó el informe.
Los instrumentos encontrados en su mayoría corresponden a fabricaciones en obsidiana, adesita y jaspe, usados probablemente para la caza y la carnicería.
El hallazgo de restos de vegetales y huesos permitió concluir además que se dedicaron a la caza de la vicuña, guanaco y del ciervo taruca.
El profesor Christopher Miller, quien participó en el estudio, pudo identificar restos microscópicos de las cenizas dejadas por los antiguos habitantes. "Las cenizas probablemente fueron producidos por la quema de plantas disponibles a nivel local, que todavía son utilizadas por los habitantes indígenas de hoy", dijo Miller, según la Universidad de Tuebingen. 
"Esta evidencia pone de relieve aún más la notable capacidad de los primeros habitantes de explotar, y sobrevivir, en un entorno extremadamente duro", agregó el científico, experto en Geoarqueología en el Insituto de Ciencias Arqueológicas de la Universidad de Tübingen y miembro del Centro de Senckenberg para la Evolución Humana y Paleoambiente.
“La cuenca Pucuncho era un oasis de gran altitud para la caza especializada, particularmente de vicuña, y más tarde, el pastoreo de alpacas y llamas domesticadas”, señaló el equipo de estudio.
Sin embargo los investigadores aclararon que “si bien la cuenca Pucuncho podría haber sostenido residencia durante todo el año, las tormentas de la temporada húmeda y los peligros de la hipotermia, así como la necesidad de mantener las redes sociales y la recolección de plantas comestibles, pueden haber alentado descensos regulares”.
De hecho entre las herramientas encontradas habían algunas fabricadas con fino grano pulido en ríos que no existen en las alturas donde se realizó el descubrimiento.
El interrogante que plantea el equipo de investigación es “si la ocupación en altura requirió una adaptación genética o ambiental”.
“Una residencia humana casi 900 años antes de lo documentado previamente, implica que puede haber habido ambientes andinos glaciares tardíos más moderados y mayores capacidades fisiológicas de los seres humanos del Pleistoceno”, afirmaron.
“Los sitios de la Cuenca del Pucuncho sugieren que los seres humanos del Pleistoceno vivieron con éxito en la altitud extrema, iniciando así una selección del organismo, y una adaptación funcional con un desarrollo y expansión biogeográfica duradera en los Andes", escribió el equipo de Kurt Rademaker y la Universidad de Maine.
Evidencias humanas hace más de 12 mil años en Sudamérica
Investigaciones realizadas por el antropólogo Tom Dillehay, experto estudioso de las poblaciones de Sudamérica, identificaron en la Huaca Pietra, Perú, asentamientos de hace 13.700 años, abandonados presumiblemente tras la subida del mar.
Dillehay también investigó y presentó los vestigios con restos de viviendas de un asentamiento humano que habitó en Monteverde, tierras cercanas de Puerto Mont en el Sur de Chile, que tiene unos 15 mil años de antigüedad.
El Director de Antropología de la Universidad de Chile, Eugenio Adpillaga destacó a La Gran Época, la temprana presencia del hombre en la zona austral de Chile, cuyas características genéticas habrían sido heredadas de pueblos siberianos del Río Lena y nororientales de Asia alrededor del río Amur.
Otro de los sitios arqueológicos antiguos en el Norte de Chile está, en el Desierto de Atacama, en la Quebrada de Maní. En el lugar se encontraron utensilios usados, que se dataron a 12.800 años atrás. Los geólogos afirman que sus  habitantes vivían en un entorno de humedales estacionales y que miles de años antes era una zona boscosa.
A su vez un estudio divulgado en 2013 realizado por investigadores franceses y brasileños reveló evidencias de una presencia humana en Toca da Tira Peia en el Estado Piauí, al noroeste de Brasil, con artefactos de piedra que corresponden a 22.000 años atrás, según el equipo liderado por la arqueóloga Christelle Lahaye de la Universidad Michel de Montaigne Bordeaux en Francia, que destacó que la nueva investigación “contribuye a la reescritura del poblamiento del continente americano”.

Enlace original del material. Click aquí 
Instagram

Cronologia de la Victoria Soviética sobre el Nazismo 1941.1945

La II Guerra Mundial en 7 minutos

enter>

DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, DEMOCRACIA PARTICIPATIVA. E. DUSSEL

La Otra Historia del Atentado a las Torres Gemelas 11/9 WTC

Las Venas Abiertas de América Latina. Eduardo Galeano

La Colonialidad del Poder. A. Quijano

Azúcar Invertida, Blanca, Morena, Refinada…misma adicción, acidificación y toxicidad

LA FACHADA DEL SUEÑO AMERICANO

El Bogotazo

Jorge Eliecer Gaitán "El Jefe"

Memorias de Venezuela

GOLPE EN CHILE. 11 DE SEPTIEMBRE DE 1973

Jimi Hendrix- Himno Estadounidense


Jimi Hendrix The Star Spangled Banner Woodstock... por vb24 En woodstock 1969, Jimi Hendrix interpretó el himno estadounidense mezclándolo con simulaciones sonoras de bombardeos y ametrallamientos sobre los barrios de Vietnam, sirenas anti-aéreas y otros ruidos de batalla, solo utilizando su guitarra. ¡¡¡Aun su terrorifico sonido espanta al mundo!!!

Los estados nacionales de america latina

POBLAMIENTO AMERICANO

LA IMPORTANCIA DE CARAL-SUPE

“Caral es importante porque es la civilización más antigua del continente americano, ya que surgió en el año 3,000 a.C. Es decir, Caral se originó simultáneamente con las civilizaciones de Mesopotamia y Egipto. Esto quiere decir que la civilización peruana es más antigua que India, China, Fenicia, Creta, Grecia, Mesoamérica, Israel, Roma y Persia.
Al ser Caral una civilización significa que también es una alta cultura, en muchos aspectos más desarrollada que las otras civilizaciones del mundo. Por ejemplo, Caral inventó los anfiteatros 2,000 años antes que la civilización griega, las momias de la civilización peruana son 3,000 años más antiguas que las de Egipto, la orfebrería del Perú fue la más adelantada del mundo antiguo, la agricultura del Perú es 3,000 años más antigua que la de Egipto y las redes de pescar de Perú son las más antiguas del mundo, entre otros aportes de la civilización peruana”.
Víctor Colán Ormeño, historiador.

CARAL. LA CIVILIZACIÓN MAS ANTIGUA

LOS INCAS

El Tawantinsuyu

LOS AZTECAS

Conquista de América

EMILIANO ZAPATA

LATINOAMERICA. CALLE 13 Y LA ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA CON DUDAMEL

Trata de negros

Simón Bolívar. I parte.

Independencia de las colonias americanas

Las mujeres en la Revoluciòn Mexicana

LA HISTORIA DE LAS COSAS.

BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA

EL ORIGEN DEL SER HUMANO